Destino exótico Desierto de la Tatacoa

tatacoaHacia el norte del Huila y muy cerca de Neiva, se extiende aquel llamado Valle de las Tristezas, un desierto de 330 kilómetros de tierras rojizas y grises, de escasa vegetación y adornado con innumerables apariencias y especies de cactos.  Sus formaciones erosivas guardan el más grande cementerio paleontológico de nuestro país.

Con nombre de serpiente y tan severo como el aire, este es un destino que te deslumbrará con su exótica belleza. En el Desierto de La Tatacoa existe mucha erosión y relativamente poca vida animal y vegetal que se adaptó de manera perfecta a las condiciones mínimas de humedad y a las altas temperaturas. Encontraremos allí: tortugas, roedores, serpientes, arañas, escorpiones, águilas, lagartos y tigrillos que comparten este espacio, escondiéndose en la tierra seca y entre los cactus que alcanzan hasta cuatro y cinco metros de altura.

¿Cómo llegar?

Por aire: El vuelo desde Bogotá a Neiva dura aproximadamente 30 minutos.

Por tierra: El viaje en carro desde Bogotá a Neiva demora aproximadamente 5 horas. Desde Neiva hasta el municipio de Villavieja, el viaje dura 45 minutos por carretera y desde ese lugar a la entrada del desierto hay cerca de 15 minutos de recorrido.

Si no cuentas con el carro, en Villavieja hay servicio de mototaxis hasta la zona desértica.

El plan

Neiva

Antes de iniciar el viaje, te recomendamos recorrer Neiva y sus principales atractivos. Prepárate para continuar la aventura, lleva contigo artículos como bloqueador solar, gorras o alimentos enlatados, los cuales necesitarás durante la estadía en zona desértica, donde no es posible conseguirlos, excepto que los encuentres en Villavieja.

Villavieja

Luego de recorrer los primeros 9 kilómetros saliendo de Neiva hacia el norte, encontrarás a Fortalecillas, un pequeño poblado donde se degustan unas deliciosas achiras. Más adelante llegarás a Villavieja, “capital paleontológica de Colombia”. No dejes de visitar su museo Paleontológico, la Capilla de Santa Bárbara, que es un monumento nacional y algunas casas coloniales como La Casona sitio que alojó al Libertador Simón Bolívar y que funciona actualmente como hotel. Allí puedes pasar la noche o si lo prefieres seguir el camino hacia el desierto.

Observatorio astronómico

Villavieja es la puerta de entrada el desierto de La Tatacoa que se recomienda recorrer en carro. De allí parte la carretera destapada para llegar primero al Observatorio Astronómico y si domo geodésico que guarda un potente telescopio utilizado para estudios científicos.  Continuo a esta estructura, sobre la terraza, los visitantes cuentan con otro tipo de telescopio para observar muy de cerca los astros, mientras reciben la explicación del cielo abierto. En la primera planta hay un salón de charlas y conferencias y cerca de este lugar una zona para instalar la carpa.

Cuzco o Laberintos

Ubicado al frente del Observatorio, encontrarás un valle con formas erosivas que con los años ha dejado ver la estratificación del sitio. Su suelo es muy rico en hierro, de allí su color rojizo, dando la sensación de caminar sobre otro planeta. Aproximadamente el recorrido tarda de 30 a 40 minutos, donde se pueden observar muchas especies de cactos en especial el “cabeza de negro” que produce un fruto rojo que es comestible.

La Venta

Después de Laberintos, el siguiente destino en La Venta, el cementerio paleontológico del Valle de las Tristezas, allí se han encontrado la mayoría de los fósiles de animales que existieron millones de años atrás. El color de su suelo comienza a ser la degradación entre el rojo del Cuzco y el gris de Los Hoyos. Aparentemente el desierto parece sin vida animal, pero debes estar atento porque puedes encontrarte con búhos, zorros, liebres de monte, armadillos y varias aves como el chilacó o la mirla.

Los Hoyos

De un color grisáceo, de apariencia desoladora pero mágica y de texturas caprichosas, estas formas de tierra le han dado pie para que reciba otros nombres: el valle de los fantasmas, la sala de los gobernadores o los altares. Finalizando el recorrido te podrás dar un relajante baño, de agua mineralizada, en la piscina Doña Orfanda Soto, uno de los personajes más reconocidos de la región.

Cerca de la piscina también está el parador de Doña Orfanda donde puedes hospedarte en una rústica cabaña en hamaca o colchoneta o comerte el mejor estofado de cabrito del Huila.

Valle del Cardón

Caracterizado por tener la mayor cantidad de cactos que reciben este nombre y que parecieran tender largos brazos a lado y lado con punzantes espinas. En sus límites se encuentra el río Cabrera que divide los departamentos del Huila y Tolima. Otro oasis para un anhelado y refrescante baño.

Ten en cuenta

Contar con un guía carnetizado por la alcaldía de Villavieja, los encuentras en la entrada del pueblo o con Humberto Moreno encargado del mantenimiento del Observatorio Astronómico.

Llevar ropa ligera, gorra, protector solar, linterna y una buena cantidad de agua.  El clima es caliente en el día y muy fresco en la noche.

Acampar en medio de las estrelladas noches y el místico silencio del desierto, puedes hacerlo en cualquier punto sin ningún costo.

Llevar bolsas plásticas para recoger la basura que generes y que encuentres en el lugar.

Encontraron Destino exótico Desierto de la Tatacoa buscando: